Neoyorkinos: Muerte de recluso latino en Rikers aumenta exigencias para cerrar pronto la prisión

via Neoyorkinos

El 10 de agosto pasado la lista de presos muertos en la cárcel de Rikers Island en lo que va corrido del 2021 aumentó a 7 casos, tras reportarse el fallecimiento de Brandon Rodríguez, de 25 años. El joven, quien apenas llevaba una semana en el penal, fue encontrado muerto en su celda, en medio de lo que críticos de la infame prisión califican como una muestra más de la crisis humanitaria, de bajo personal, mala gestión y violación de los derechos humanos de los reclusos que gobierna la penitenciaría, por lo que que exigen se clausure de inmediato, y no hasta el 2027, como se tiene planeado.

Líderes políticos de Nueva York, activistas y defensores de los internos, se unieron para hacer un llamado desde diferentes sectores para que la Administración De Blasio reconsidere el programa de cierre paulatino de Rikers Island, que tiene actualmente a 5,847 reclusos, y piden que se ordene el cierre de una vez, porque la violencia allí y la falta de cuidados y protecciones están a la orden del día.

El interno Brandon Rodríguez había sido arrestado el 4 de agosto y enfrentaba un cargo de delito menor por “obstrucción criminal de la respiración o la circulación sanguínea” contra otra persona. Un juez le había puesto una fianza de $3,000 y una fianza de $10,000, que no pagó, por lo que debió permanecer retenido en Rikers, donde murió.

Organizaciones dedicadas a la defensa de los internos, como Brooklyn Defender Services, The Bronx Defenders, Legal Aid Society, Neighborhood Defender Service of Harlem y New York County Defender Services, elevaron su voz para pedir acciones prontas y soluciones a la crisis de Rikers, que incluye cientos de presos tenidos en pésimas condiciones y riesgos de salud por la pandemia del COVID.  Entre ellas exigieron liberar a internos.

“Estamos profundamente entristecidos por la muerte del Señor Rodríguez bajo custodia del DOC (Departamento de Correccionales), y exigimos la excarcelación inmediata de los neoyorquinos actualmente detenidos en condiciones inaceptables en Rikers Island y en todas las cárceles de la ciudad de Nueva York”, dijeron las organizaciones en su misiva conjunta. “Como defensores, hemos estado dando la alarma sobre la atención deficiente y el trato inhumano en estos lugares durante muchos años, pero las condiciones han continuado deteriorándose. La pandemia ha exacerbado y expuesto las deplorables circunstancias en las que nuestros vecinos encarcelados se ven obligados a vivir”.

Los defensores destacaron que el personal carcelario está reducido, afectando la prestación de servicios y atención a la población carcelaria del penal, que ha aumentado en casi 10% desde que empezó la pandemia.

“Rikers Island está peligrosamente superpoblada. La población carcelaria ha sobrepasado los niveles pre-pandémicos, mientras que el hecho de que el personal del DOC no se presente a trabajar ha dejado a muchos de nuestros clientes sin alimentos adecuados, atención médica o acceso a los servicios básicos que la Ciudad tiene la obligación legal de brindar”, advirtieron en su denuncia. “La solución es obvia: la Ciudad debe reducir su población carcelaria de inmediato o arriesgarse cruelmente a más muertes bajo la custodia del DOC.

Asimismo hicieron un llamado a las fiscalías por la manera en que están procediendo.

Simplemente no hay razón para que los fiscales sigan buscando la libertad bajo fianza (como pasó con Brandon Rodríguez), lo que equivale a una posible sentencia de muerte por cargos pendientes. Hacemos un llamado a los fiscales de distrito de la ciudad y a los tribunales para que reconozcan el papel que juega su posición en la fianza al exponer a las personas a condiciones que amenazan la vida y abusos de los derechos humanos”, acotaron.

La asambleísta estatal Jessica González-Rojas lamentó la manera como se siguen manejando las cosas en la prisión de Rikers Island y tras advertir que la muerte de Brandon Rodríguez pudo evitarse, exigió que la Ciudad no siga dándole la espalda a lo que ocurre en ese penal, y que ordene el cierre de la cárcel ya.

“Rikers Island sigue siendo una mancha en nuestra ciudad y un ejemplo de cómo nuestro sistema carcelario apunta y conduce a la muerte de comunidades de bajos ingresos y comunidades de color. Rikers debería cerrarse de inmediato”, aseguró la líder política de Queens, al tiempo que instó a las corporaciones legislativas municipal y estatal que avancen en protecciones de ley para los internos.

“A nivel estatal, debemos aprobar leyes como la de Libertad Condicional para Personas Mayores y Libertad Condicional Justa y Oportuna y el proyecto de ley Clean Slate, que reduciría la población en Rikers y en las prisiones de nuestro estado. A nivel de Ciudad, el confinamiento solitario debe abolirse por completo y no continuar simplemente con otro nombre”, agregó la legisladora. “Es lo menos que podemos hacer por las familias que están sufriendo como la familia Rodríguez está sufriendo porque perdieron a Brandon”.

El asambleísta Kenny Burgos insistió en que la fatalidad más reciente en Rikers Island debería ser la última en un penal que a claras luces debe ser clausurado sin dar más largas.

“Estoy indignado al enterarme de la reciente muerte de otro detenido, Brandon Rodríguez, en Rikers Island. Tenía solo 25 años y estuvo detenido una semana. Esta es solo otra larga lista de abusos contra los derechos humanos y civiles que se están cometiendo en esta instalación fallida”, dijo Burgos, exigiendo respuestas por el deceso del recluso y los errores del sistema penal y jurídico. “Como representante estatal de Rikers, estoy buscando respuestas sobre qué causó la muerte del señor Rodríguez y los oficiales que estaban a cargo en ese momento. El público merece saber cómo se trata a las personas detenidas, así como la inseguridad en esta instalación. Esta tragedia más reciente es un error judicial y es exactamente la razón por la que Rikers debe cerrar”.

Kenyatta Muzzanni, organizadora principal del grupo de defensa de los reclusos “Katal Center for Equity, Health, and Justice”, tras advertir que el fallecimiento del interno hispano es “reprochable”, y extender sus condolencias a la familia, cuestionó a la Ciudad por hacerse de la vista gorda ante la violación de derechos de los reclusos en esa cárcel y no ordenar su cierre inmediato, y fustigó directamente al alcalde De Blasio y al jefe del Concejo Municipal, Corey Johnson, entre otros.

¿Cuántas muertes se necesitarán antes de que la Ciudad tome medidas significativas para salvar vidas y cerrar rápidamente a Rikers de una vez por todas? ¿Las comunidades negras y latinas de nuestra ciudad tienen que esperar antes de que se tomen medidas reales a nivel de crisis para abordar esta abominación llamada Rikers? ¿Dónde está la indignación moral y la acción correspondiente del Alcalde, el Concejo municipal y de los líderes estatales? No hay reforma a esta monstruosidad”, dijo Muzzanni. Rikers debe cerrarse lo más rápido posible, antes de que otro ser humano muera innecesariamente aquí”.

La denuncia sobre los abusos contra internos, y el llamado urgente a la clausura del penal, se da en momentos en que organizaciones de salud se preparan para presentar un reporte este lunes 16 de agosto sobre la escalada de violencia en Rikers Island, no solamente en las celdas y patios, sino en unidades de salud del centro penitenciario contra trabajadores.

Con el apoyo de los sindicatos de atención médica de Nueva York Doctors Council SEIU, New York State Nurses Association (NYSNA) y 1199 SEIU, empleados carcelarios, víctimas de actos violentos, incluso con armas de presos en sus gargantas, exigen a la Ciudad soluciones a esa crisis y protecciones para abordar las condiciones y la violencia carcelaria.

“Todos los días, los trabajadores de la salud que se presentan a trabajar en Rikers enfrentan el caos y la violencia de los reclusos, que están detenidos en condiciones deficientes. En un momento tan crítico para la ciudad de Nueva York, debemos asegurarnos de que todos los trabajadores de atención médica de primera línea que brindan atención a los prisioneros estén protegidos, incluidas las valientes enfermeras, médicos y asistentes médicos que han atendido el llamado para atender a los encarcelados en Isla Rikers”, aseguraron los trabajadores carcelarios en un comunicado. “Buscamos una solución segura y eficaz para los compañeros que se enfrentan a un gran riesgo personal por el simple hecho de cumplir con sus deberes profesionales. Trabajan con el temor de perder la vida o ser agredidos y temen por su salud y seguridad en cada turno”.

Ante las quejas y exigencias de que el penal se cierre por los abusos que se han ido perpetuando en Rikers, la Administración De Blasio, a través del Departamento de Correccionales (DOC), defendió el desempeño que están teniendo y saltaron los cuestionamientos.

“Estamos esforzándonos por asegurar el bienestar físico y emocional de todas las personas bajo nuestro cuidado y trabajando diligentemente para cerrar Rikers y crear cárceles en los condados. Este será el primer paso para ayudar a crear un sistema carcelario más seguro y humano que tenga una programación de vanguardia y oportunidades para una verdadera rehabilitación”, dijo el Comisionado del DOC Vincent Schiraldi.

El Departamento de Correccionales aseguró que para reducir la cultura de la violencia trabajan en implementar un plan para dividir las viviendas de las pandillas, comenzando con los adultos jóvenes, están incrementando la colaboración con el Fiscal de Distrito de El Bronx para volver a arrestar a las personas bajo custodia que dañan al personal u otras personas encarceladas y concentran esfuerzos para acelerar los casos penales de personas encarceladas que provocan altos niveles de incidentes, agresiones y uso de la fuerza.

Sobre la muerte de Brandon Rodríguez, el DOC confirmó que el fallecimiento se reportó el 10 de agosto a las 12:40 de la madrugada, en el Centro Correccional Otis Bantum (OBCC), que el año pasado se anunció que cerraría en Rikers Island. La agencia asegura que los oficiales descubrieron que Rodríguez no respondía en su celda, administraron medidas para salvar vidas (RCP) y pidieron apoyo de personal médico que lo declaró fallecido, aunque será la Oficina del Médico Forense Jefe de la Ciudad la que determinará la causa de la muerte.

“Estamos trabajando en estrecha colaboración con todas las agencias relevantes para investigar la causa y las circunstancias para que podamos comprender mejor cómo sucedió esto. La familia y los amigos del Sr. Rodríguez tienen nuestro más sentido pésame, esta es una tragedia terrible y dolorosa“, dijo sobre el hecho el Comisionado del DOC, Vincent Schiraldi.

Datos sobre Rikers Island y su plan de cierre

  • 5,847 reclusos hay actualmente en el penal
  • 40% se ha reducido la población carcelaria de Rikers en los últimos años
  • 7 presos han muerto en el penal en lo que va corrido del año
  • 3 guardianes han muerto este 2021, de causas naturales
  • 2026 era la fecha inicial pautada para clausurar el penal tras programa de 10 años
  • 2027 será ahora el año para el cierre
  • 2014 fue el año en que el Departamento de Justicia emitió un reporte sobre prácticas violentas contra reclusos en el penal, entre jóvenes y adolescentes
  • 2015 fue cuando el alcalde De Blasio junto al Comisionado de Prisiones presentó un plan para crear un ambiente seguro en Rikers
  • 2016 la entonces presidenta del Concejo Municipal Melissa Mark-Viverito hizo un llamado a reducir la población carcelaria en Rikers y el eventual cierre
  • 2017 El alcalde De Blasio presentó un mapa de ruta para cerrar Rikers en una década
  • 2018 La Ciudad anunció reducción de reclusos en Rikers y plan para construir 4 cárceles pequeñas que reemplazarían a Rikers y anunció un sistema de justicia penal má justo
  • Octubre del 2019 tanto el alcalde De Blasio, como el presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson acordaron cerrar Rikers Island en el 2026 e invertir $8,700 millones para levantar las cárceles pequeñas
  • Agosto del 2020 se reveló que el plan inicial de cierre de Rikers Island se había atrasado un años hasta el 2027
  • Agosto de 2021: tras la muerte de un recluso latino que llevaba apenas una semana en Rikers, líderes y activistas se unieron para exigir el cierre inmediato de Rikers Island.

Fuente: El Diario